Quienes somos

 

SAN FRANCISCO I

EL SEÑOR ME DIO HERMANOS.
Los Cruzados Seráficos son los hermanos profesos de la Orden Franciscana Secular que eligen como forma específica de vida guardar el Santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, viviendo, bajo voto privado, los Consejos Evangélicos de obediencia, pobreza y castidad, siguiendo las huellas de San Francisco de Asís, que hizo de Cristo el inspirador y centro de su vida con Dios y con los hombres (O.F.S., Reg. 5), haciéndose así más disponibles a la contemplación, al servicio de la O.F.S. en sus diversos niveles y al apostolado en la secularidad y conforme a las directrices de la Iglesia y de sus propios superiores.

Art. 2º. Los CRU SE son miembros Profesos de la O.F.S. y permanecerán siempre como miembros de la O.F.S. y al servicio de la misma.

Art 3º. Los votos emitidos por los CRU SE son privados, se hacen por un año, al término del cual se renovarán, si es posible, en grupo y el día 16 de abril, por ser la fecha en que el Seráfico Padre San Francisco se consagró al Señor. Su obligación, salvo en aquello que por su naturaleza sea grave, es únicamente por fidelidad al Señor. Si se olvidara hacer la renovación, el voto permanece.

Art. 4º. Los votos pierden su valor y fuerza por falta voluntaria de renovación o por revocación expresa del interesado o por dimisión (expulsión).

II FINES

Art. 5º. Seguir la llamada del Espíritu Santo a la perfección cristiana en el ámbito de la secularidad en el seno de la Orden o Carisma Franciscano.

Art. 6º.  La vivencia de los Consejos Evangélicos, con el compromiso de los votos privados, es una exigencia:

a) para seguir mejor y más de cerca a Jesucristo el Señor,

b) para el ejercicio conveniente y pleno del Sacerdocio Real,

c) como medio óptimo de amar, honrar y dar culto al Señor Dios,

d) como signo visible de unión en la Iglesia, a quien Dios le ha regalado el DON de los Consejos Evangélicos,

e) para conseguir mejor la perfección cristiana a la que todos los hombres estamos llamados.

Art. 7º.  Las almas consagradas CRU SE tienen la obligación sagrada e ineludible, en virtud de su Consagración, de cultivar con esmero especial:

a) Su condición de criaturas de Dios,

b) Su condición de cristianos,

c) su condición de Franciscanos Seculares, viviendo sus votos gozosamente siempre y en todas partes según su naturaleza secular y las condiciones y estado particular de cada uno,

d) su servicio a la Iglesia y a la Orden Franciscana Secular.

Art. 8º. El grupo de la Fraternidad consagrada CRUSE se puede dividir en tres secciones :

  1. Sección Masculina (a)
  2. Sección Femenina (a)
  3. Sección Sacerdotal (b)

a) La Sección masculina y Femenina la integran los hermanos Profesos, solteros o viudos, de la O.F.S.

b) La sección Sacerdotal la componen los sacerdotes profesos de la OFS y que desean dedicarse de un modo especial a la asistencia y propagación de la Orden.

IV. REQUISITOS

Art. 9º. Para pa pertenencia efectiva al Grupo CRU SE se requiere, además de ser hermano Profeso de la Orden Franciscana Secular, lo siguiente:

a) Seis meses de Postulantado, que empieza con la admisión al Grupo CRU SE sin acto litúrgico alguno.

b) Un tiempo de prueba (Noviciado), que comienza, previa petición por escrito del postulante, con la Imposición del Crucifijo.

C) En cuanto al tiempo de formación o de prueba, atenerse a las CC.GG., art. 40. Quien juzgará del tiempo de prórroga para la Consagración será el Presidente del Grupo CRU SE con su Consejo, si lo hubiere o, en su defecto, el Presidente del nivel superior, previa petición por escrito del interesado.

Por la Consagración el candidato queda incorporado pleno iure al Grupo CRU SE.

La Consagración se hará, si es posible, dentro de la Consagración Litúrgica de la Eucaristía o, en su defecto, en una celebración de la Liturgia de las Horas.

Art. 10º. La admisión al Postulantado, al año de prueba, y a la Consagración es competencia del Presidente del Grupo con su Consejo CRU SE si lo hay en la Fraternidad O.F.S. local del interesado o del Presidente con su Consejo del nivel superior.

Esta competencia es delegable, en cuyo caso la delegación se hará preferentemente al Ministro de la Fraternidad de la O.F.S. a la que pertenece el candidato.

Art. 11º. Es también competencia del Presidente con el Consejo CRU SE la separación temporal y la dimisión del Grupo de alguno de sus miembros. La dimisión del Grupo deberá ser aprobada por el Presidente y su Consejo de nivel superior (cfr., Reg. 23).

Art. 12º. El acto de admisión al Postulantado, al Año de Prueba y a la Consagración se registrará y guardará en el propio archivo del Grupo CRU SE.

Art. 13º. Todas aquellas almas que, Profesas o no en la O.F.S., quisieran conocer la forma específica de vida de los CRU SE, podrán participar en las convivencias y reuniones de estudio, de oración, de fraternidad… del Grupo, a fin de que vayan conociendo y probando su vocación franciscana secular, pero no serán admitidas a la Consagración hasta después de la Profesión, si no lo son ya, en la O.F.S.

Art. 14º. Los miembros de CRU SE que se hallaren separados de su propio Grupo por cualquier circunstancia, si donde se encuentran hubiere Grupo, deben presentarse a este y participar en sus actos.

V. CONSAGRACIÓN
Art. 15. Los CRUSE realizarán su consagración al Señor emitiendo los votos de obediencia, pobreza y castidad.

A) Voto de obediencia

Por el voto de obediencia los CRUSE se ponen totalmente a disposición de la voluntad divina, acatando gozosamente todos los aconteceres de la vida.
Obedecerán, con sumisión y simplicidad franciscana, las disposiciones de la Iglesia, de los superiores propios de la OFS y de los grupos CRUSE. Harán objeto del voto de obediencia, incluso, las disposiciones que no contradigan el querer de Dios y el bien del alma.
Es también objeto del voto de obediencia el cumplimiento fiel de las obligaciones dimanantes del estado y trabajo particular de cada uno.
B) Voto de Pobreza

Por el voto de pobreza los CRUSE, fieles al seguimiento de Cristo, quién- confiado en el Padre- eligió para sí y para su Santísima madre una vida pobre y humilde, han de buscar en el desapego y en el uso de las cosas una justa relación con los bienes terrenos, simplificando las propias exigencias materiales, sean conscientes, en conformidad con el evangelio de ser administradores de los bienes recibidos en favor de los hijos de Dios.
Con el espíritu de las bienaventuranzas, esfuércense en purificar el corazón de toda tendencia y deseo de posesión y de dominio, siguiendo al Señor “quien vino a servir y no a ser servido”.
Consideren los bienes materiales y espirituales como Don de Dios Padre, siéndole agradecidos, colaboradores diligentes y administradores honrados en favor de los hombres nuestros hermanos.
Acepten y reconozcan humildemente sus fracasos y sus limitaciones físicas y morales, los olvidos y desprecios y “cultiven la mansedumbre que acepta cualquier situación, sin desazonarse ni perder la paz. “(Adm 14).

C) Voto de Castidad

La castidad por el Reino de los cielos es un Don eximio de la gracia de Dios, en cuya virtud los CRUSE han sido llamados por el Señor a manifestar con su vida el admirable misterio de la Iglesia, unida a su divino Esposo, Cristo.
Los CRUSE por el voto de castidad, asumido por el reino de los cielos, signo del mundo futuro y fuente de fecundidad más abundante en el corazón divino, están obligados a observar continencia perfecta en el celibato.
Los CRUSE por el voto de castidad, viviendo en celibato, eligen a Jesucristo como dueño y señor de su amor y a Él entregan su corazón puro y su cuerpo limpio, respetándose y respetando a todas las criaturas en el amor a Dios.
Los CRUSE, conscientes de que tanto más seguramente se guarda la castidad cuanto más vivo y operativo es el amor fraterno, fomenten y cultiven con esmero entrte sí y con los demás hermanos de la fraternidad OFS y Familia Franciscana el amor que nos une a los hijos del Seráfico Padre San Francisco.

VI. FORMACIÓN PERMANENTE
Art 16. Los CRUSE, hecha la consagración, deben continuar su formación durante toda su vida (Formación permanente), a fin de que el seguimiento de Cristo sea cada día y en todo tiempo y lugar más adecuado y seguro, la vivencia de la consagración sea más gozosa y contagiante, y su misión en la Iglesia, en la sociedad y en la OFS sea cumplida y eficaz.

Art 17. Los CRUSE comprometidos con el ejemplo de las enseñanzas de Cristo, siguiendo el entusiasmo de nuestro Padre San Francisco, quien “a pesar de irse descomponiendo sus miembros y muerto ya su cuerpo……. y permaneciendo firme en su propósito de santa renovación, estaba siempre dispuesto a comenzar nuevamente “(1Cel 103), dedicarán diariamente un tiempo a la lectura de la sagrada Escritura, preferentemente del Nuevo Testamento, de la Regla y de las constituciones Generales de la OFS, de los escritos del Seráfico Padre San Francisco y otras fuentes de la espiritualidad franciscana, y de los documentos de la Iglesia, de la conferencia episcopal y de los Ministros de la Orden…
VII. VIDA DE UNIÓN CON DIOS
Artí. 18. La Eucaristía es el sacrificio-sacramento por el que la Iglesia vive y crece continuamente, el memorial de la muerte y Resurrección del Señor, el culmen y fuente de todo el culto de toda la vida cristiana, signo de unidad de Cristo con los hombres, de los hombres con Cristo y de los hombres entre sí, vínculo de caridad, banquete pascual, en el cual se recibe el cuerpo y sangre precocísimos de Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de gloria futura.

Artí. 19. Los CRUSE participen diariamente, si les es posible, en el sacrificio-sacramento de la eucaristía, uniéndose al sacrificio redentor de Jesús y en comunión con los hermanos.

Artí. 20. Sepultados y resucitados con Cristo en el bautismo, que nos hace miembros de la Iglesia, los CRUSE, más vinculados a ella por la profesión de la OFS y por su consagración en el grupo, participen en la oración litúrgica de la Iglesia, liturgia de las horas, principalmente laudes y Vísperas, bien en la fraternidad, bien en la parroquia, bien en particular. El ritual OFS enseña otros modos prácticos y muy valiosos de “hablar” con Dios. Pueden también, rezarse los doce padrenuestros.

Art 21. Como Cristo fue el verdadero adorador del Padre, así los CRUSE harán de la oración y contemplación el alma de su propio ser y del propio obrar. Los CRUSE dedicarán a la oración y a la contemplación todos los días un cierto tiempo.

Arí. 22. Tendrán un día de retiro mensual y ejercicios espirituales todos los años. Si la OFS los tienen, háganlos con la fraternidad. Si no pueden hacerlos en el grupo o en la fraternidad, por cualquier causa, háganlos en privado, entregándose al silencio interior y a la oración más que de ordinario.

Artí. 23. Con ocasión de los ejercicios espirituales, los CRUSE se reformularán anualmente su proyecto o plan de vida con Dios, que presentarán a su director espiritual, si lo tienen, o al padre asistente de grupo, como manifestación y ejercicio del voto de obediencia.

Artí. 24. Los CRUSE amen de corazón la vida sacramental de la Iglesia y aprecien los sacramentos, que nos ayudan a mantener firme el espíritu. Como hermanos de penitencia, recibirán con frecuencia el sacramento del perdón.

XI. GOBIERNO
Art. 36 El grupo CRUSE se configura como una unión orgánica de todos los grupos en sus diversos niveles: local, regional (zonal), nacional e internacional.

Art. 35 Cada uno de estos grupos es guiado y animado por un consejo, compuesto por el presidente, Vicepresidente, Tesorero, secretario y responsable de formación y, si las circunstancias lo exigen, por otro u otros consejeros más.

Art. 38 La duración del servicio de presidente es de tres años, renovable por otros tres solamente. Para un tercer trienio se requerirá las dos terceras partes de los votos en el primer escrutinio y la aprobación del presidente. Los demás servicios o cargos son renovables indefinidamente, procurando, sin embargo, que en cada elección entre a formar parte del consejo algún consejero nuevo.

Art. 39 El asistente espiritual es por derecho miembro del consejo del grupo en el que presta su asistencia.

Artí. 40 En las elecciones son miembros de pleno derecho:

En el grupo local, todos los hermanos CRUSE del grupo que no estén incursos en el proceso de separación o de dimisión definitiva del grupo o de la OFS. En el caso de elecciones de presidente para tercer trienio atenerse a estos Estatutos, artículo 38.
En el grupo regional o Zonal, todos los miembros del consejo saliente, salvo el presidente según lo dicho en el artículo 38 de estos Estatutos; los presidentes locales y un representante más de cada grupo local que tenga más de diez miembros. Si no hubiere grupos constituidos, serán vocales todos los CRUSE que hubiere en la región o en la zona.
En el grupo nacional, el consejo nacional saliente, salvo el presidente según lo dicho en el artículo 38 de estos Estatutos; los presidentes regionales y locales o sis delegados.
Son miembros también, pero únicamente con voz activa, los asistentes en su grupo respectivo o su delegado, que debe ser asistente al menos de la OFS.

Artí. 41 Si no están constituidos los grupos local y regional, se convocará la elección del consejo Nacional a todos los CRUSE, con pleno derecho, que haya en la región o en la nación respectivamente.

Artí. 42 Las funciones de los respectivos consejeros son:

a) Velar para que en el grupo todos los CRUSE mantengan vivo el espíritu y el fervor que les impulsó a consagrarse al Señor,
b) tomar los acuerdos pertinentes que juzguen necesarios para defender y fomentar la concordia y el amor fraterno,
c) convocar el capítulo electivo cada tres años,
d) convocar a reunión fraterna y convivencial:
– A nivel nacional, al menos una vez en el trienio
– A nivel regional, al menos una vez todos los años.
– A nivel local, al menos una vez todos los meses.
e) Elaborar programas de formación y estudio y el orden del día para los capítulos electivos y las reuniones fraternas y convivenciales, que mandarán a los interesados con un mes de antelación para su conocimiento y preparación,
f) Elaborar su propio directorio o estatuto particular del grupo,
g) interpretar a la luz de la Regla y constituciones de la OFS, los Estatutos y, en su caso, clarificar las posibles dudas a que hubiere lugar,
h) preside el capítulo electivo el presidente del nivel superior o su delegado, y el capítulo nacional, el ministro nacional OFS o su delegado. Las interpretaciones y aclaraciones hechas por los consejos local y regional, y las hechas por el consejo nacional deberán ser aprobadas después, en el primer capítulo nacional electivo que se celebre.

Artí. 43. El presidente nacional CRUSE es el representante del grupo ante las autoridades de la Familia Franciscana y es miembro por oficio del consejo Nacional OFS.

Gracias a Dios, hemos empezado a formar parte de “Las Nuevas Formas De Vida Consagrada” a nivel, no sólo nacional, sino también internacional. Invitamos a todos aquellos hermanos que sienten esa inquietud por consagrarse a Nuestro Señor por medio de este humilde grupo, pregunten en sus fraternidades o rellenen el formulario que hay en el apartado de contactos de esta página.
BENEDICTO XVI : “Dios no quita nada, al contrario, ….”

PAZ Y BIEN

FOTO SEPT.